Simefi > Ampliar > Febrero/Marzo 2013 – Las estatinas son ineficaces, de acuerdo al Dr. Michel (...)

Febrero/Marzo 2013 – Las estatinas son ineficaces, de acuerdo al Dr. Michel de Lorgeril

EFICACIA DE LOS MEDICAMENTOS ANTI-COLESTEROLEMIANTES

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

El Dr. Michel de Lorgeril, autor de los libros "Colesterol, embuste y propaganda" y "Prevenir los infartos y el AVC (Accidente cerebral vascular)" fue invitado de la revista de salud el 19 de febrero del 2013.





Aquí reproducimos el artículo publicado en el sitio del Quotidien du médecin (Fr. Diario del médico), el 14 de marzo del 2013 : Estatinas: el Dr. de Lorgeril reactiva la polémica.


Estatinas: el Dr. de Lorgeril reactiva la polémica

El Dr. Michel de Lorgeril, cardiólogo e investigador del CNRS (Fr. Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia), dirige una carta abierta al Prof. André Grimaldi después de la intervención del último el 28 de febrero en el programa Crónicas de Salud (canal de televisión France 5), durante el cual defendió la necesidad de prescribir estatinas a pacientes diabéticos. El Prof. Grimaldi respondió a la controversia planteada por el Prof. Philippe Even qquien cuestionó el papel del colesterol en el desarrollo de la enfermedad arterial y por tanto el papel de las estatinas.

Una posición criticada ppor la Máxima Autoridad de salud, sociedades científicas, y un buen número de especialistas, entre ellos el Prof. Grimaldi.

Colesterol y diabetes

En su carta abierta, el Dr. de Lorgeril explica: : “Me dirijo… a usted, diabetólogo, para hablar del colesterol y de la diabetes con confianza porque pienso que usted sabrá escuchar con atención y modestia a otro especialista en la materia que desde hace 10 años – con colegas estadounidenses, canadienses, suizos, belgas, japoneses, neo-zelandeses y franceses – da la alarma sobre estas cuestiones, incluyendo publicaciones de alto nivel científico.”

Afirma ahí que 3 de cada 4 estudios sobre los efectos de un medicamento que baja el colesterol en los pacientes diabéticos son negativos (ASPEN, 4D y FEILD) y que el cuarto (CARDS) "sufre de un grave problema metodológico". Demanda “antes de que anatemas que no consoliden la idea de que el público y los pacientes son nuestra profesión”, la convocatoria de una “reunión de expertos libres e independientes”.

Dr L. A



N. de la R. : 4 de marzo 2013
El Dr. Michel de Lorgeril (cardiólogo, CNRS), dirige la siguiente carta abierta al Prof. Grimaldi después de la intervención de este último el 28 de febrero en el programa Crónicas de Salud (canal de televisión France 5), durante el cual defendió la necesidad de prescribir estatinas a pacientes diabéticos. Para responder a interrogantes legítimas de pacientes, demanda una reunión de expertos libres e independientes.

Carta abierta del Dr. Michel de Lorgeril
(cardiólogo, CNRS, Grenoble)
al Prof. André Grimaldi
(diabetólogo, La Pitié-Salpêtrière, Paris)

Estimado amigo y colega,

en diversos foros, se opone usted en estos días a los escritos del Prof. Philippe Even en relación al colesterol y las estatinas.

Lo conozco honesto y de buena fe, sé que su principal preocupación es la salud, la seguridad y el futuro de sus pacientes, y veo que con humildad no pretende ir más allá de los límites de vuestra especialidad, la diabetes.

Me dirijo a usted, diabetólogo, para hablar del colesterol y de la diabetes con confianza porque pienso que usted sabrá escuchar con atención y modestia a otro especialista en la materia que desde hace 10 años – con colegas estadounidenses, canadienses, suizos, belgas, japoneses, neo-zelandeses y franceses – da la alarma sobre estas cuestiones, incluyendo publicaciones de alto nivel científico.

Usted escribe que las estatinas son medicamentos buenos para los diabéticos y que existe la necesidad de reducir el colesterol en estos pacientes; tiene todo el derecho de así pensarlo pero otra cosa es probarlo con una base científica sólida.

Como usted sabe, para probar (en el sentido vulgar del término) una teoría médica y científica, hacen falta estudios clínicos aleatorios y a doble ciego; evidentemente hace falta definir una hipótesis a priori para no dejar ningún cabo al azar, seleccionar una población adaptada a la hipótesis a probar – aquí los diabéticos – y describir de antemano los procedimientos del estudio (fecha de inicio y fin del estudio por ejemplo) y las pruebas estadísticas que permiten verificar esta hipótesis.

TEstas son las reglas y prácticas de la buena investigación clínica, lo sabe usted tan bien como yo.

¿Cuántos ensayos clínicos que obedezcan a estas reglas y prueban los efectos de un medicamento que hace bajar el colesterol en pacientes diabéticos han sido publicados hasta hoy? Cuatro, ni uno más. Son los siguientes: CARDS, ASPEN, 4D y FIELD.

Como usted lo sabe, tres de estos son totalmente negativos: ASPEN, 4D y FIELD.

El cuarto, el famoso CARDS, sufre de un grave problema metodológico porque fue suspendido prematuramente (dos años antes del plazo calculado en la hipótesis a priori) en ausencia de cualquier justificación clínica aceptable ya que, al momento de detenerlo, había exactamente 24 muertes cardíacas en el grupo placebo frente a 18 en el grupo de las estatinas. La mortalidad total – o la esperanza de vida durante este corto periodo de tiempo – no fue diferente de un grupo a otro. Había entonces la urgencia de no amputar, interrumpir (fuera de protocolo), este estudio clínico. Concedo que uno podría con indulgencia culpable, otorgar a estos investigadores – y a la atorvastatina probada – el beneficio de la duda.

Por desgracia, los otros dos estudios que evaluaron la atorvastatina en pacientes diabéticos (ASPEN, 4D) son totalmente negativos, lo que por lo menos nos permite dudar acerca del CARDS y la atorvastatina en pacientes diabéticos. Además – y esta es una observación muy desfavorecedora para los investigadores – éstos no declararon sus múltiples lazos de interés con empresas comerciales.

Podría usted evocar otro estudios clínicos en donde los investigadores – tomando poco en cuenta los principios – han analizado a posteriori los efectos de otra estatina en otro subgrupo de diabéticos no aleatorio. Estos estudios poseen un valor científico muy pobre, usted lo sabe, y no deberían ser ni siquiera mencionados cuando se trata de la salud y la seguridad de nuestros pacientes.

Un último punto, querido amigo, concierne precisamente al efecto de las estatinas sobre la aparición de diabetes en pacientes que antes no la padecían.

Este es un problema muy grave de salud pública y la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos de América ha lanzado una alerta en el 2012 a propósito.
Usted sabe que este riesgo ha sido admitido en torno al 30% de los estudios comerciales tipo JUPITER y hasta el 70% de los estudios de cohortes como el Women Health Study (Estudio de salud de las mujeres). Más allá de su evidente minimización por los fabricantes del medicamento, el problema es considerable – decenas de miles de nuevos diabéticos en Francia cada año a causa de estatinas – y trágico cuando uno mide todas las complicaciones no cardiovasculares (enfermedades infecciosas, deterioro cognitivo, depresión, patologías renales y oculares, y especialmente nuevos tipos de cáncer) a los que están expuestos los diabéticos, por la presencia de su diabetes.

El único argumento de los partidarios de las estatinas en los diabéticos, es pretender que no hay ningún problema porque los diabéticos estarían protegidos por las estatinas, lo cual es absolutamente falso tanto para las complicaciones cardiovasculares (como se indicó anteriormente) como evidentemente para las complicaciones no cardiovasculares que, por el contario, en su mayoría son agravadas por las estatinas.

Si bien entiendo que usted no puede admitir de un día a otro el conjunto de esta argumentación, pienso que es urgente - antes de que anatemas que no consoliden la idea de que el público y los pacientes son nuestra profesión – que convoque usted una reunión de expertos libres e independientes a fin de que podamos discutir tranquilamente el conjunto de estas cuestiones.

Todos saldremos beneficiados de este difícil periodo.

Dr Michel de Lorgeril, cardiólogo e investigador CNRS

(Autor de “Diga a su médico que el colesterol es inocentet”, “Colesterol, embuste y propaganda” y “Prevenir los infartos y el accidente cerebral vascular”, de ediciones Thierry Souccar.

Michel de Lorgeril no tiene ningún lazo con la industria farmacéutica.